Cargando...

Ingresa tu búsqueda

Uruguay tendrá sus primeros ingenieros en Energías Renovables en 2021

Son cinco estudiantes de la primera generación de la carrera con sede en Durazno. Ya trabajan, defendieron sus proyectos finales y se aprestan a graduarse.

Es un acontecimiento, los primeros ingenieros en Energías Renovables de Uruguay se graduarán en 2021 en la Universidad Tecnológica (UTEC) y ya defendieron sus proyectos finales. “Significan muchos años de planificación, esfuerzo conjunto entre todos los docentes, y dedicación por parte de los estudiantes”, opinó Marcelo Aguiar, coordinador de la carrera de UTEC.

La Ingeniería en Energías Renovables también celebra este año el ingreso de 70 nuevos estudiantes admitidos, lo que la ubica entre las más solicitadas dentro de la Universidad. “Esto demuestra que el interés por la carrera no solo se ha mantenido, sino que ha crecido, lo cual nos enorgullece y muestra que vamos por el buen camino con el trabajo realizado hasta ahora, pero a su vez nos compromete a seguir en la línea de la mejora continua”, expresó Aguiar.

Esta carrera de UTEC empezó a impartirse en 2016 en el Instituto Tecnológico Regional (ITR) Centro Sur de Durazno enfocada en energías limpias.

“Esta es una carrera nueva en el Uruguay, en el interior, por lo tanto los egresados representan un hito innovador para el país. Serán una fuente importante de retroalimentación académica en nuestra universidad, así como también en el área laboral” subrayó el coordinador.

El trayecto recorrido desde los inicios de la carrera hasta el presente, fue “un reto muy importante tanto para UTEC como para el mercado laboral local”, recordó el docente. Para el diseño inicial de la carrera fueron consultados actores clave vinculados al área de las Energías Renovables como empresas del sector, docentes de otras universidades, entre otros.

Los proyectos finales fueron trabajados en conjunto en pequeños equipos conformados por dos y tres estudiantes.

Secar madera con energía solar

Juntos, tres estudiantes (Marianella Recuero y Diego Villanueva y Sebastián Sasías)  diseñaron y desarrollaron un prototipo para secar madera basado en energía solar, apoyado en tecnologías de la información. Este dispositivo permite relevar en tiempo real las diferentes variables del proceso de secado como el nivel de radiación solar recibida, temperaturas logradas en la cámara de secado, cantidad de humedad evacuada del material, entre otras, según explicaron los autores. Además, tiene capacidad de almacenamiento de información y seguimiento a través de Internet, lo que permite procesar datos y utilizarlos como insumo para análisis y mejoras de procesos.

Este proyecto contó con la tutoría de los ingenieros Vitória Olave y Marcelo Coleto, docentes de las áreas de Transferencia de Calor y Masa, y Energía Solar Térmica, respectivamente.

Un eólico: desde el diseño hasta el control de vientos

Construir un aerogenerador, verificar que funciona y sumarle control electrónico de vientos, este fue el proyecto de Damián Viñoly y Facundo Etcheverry . Presentaron la caracterización del generador eléctrico del aerogenerador tipo Piggot que construyeron como tesina del tecnólogo. Este proyecto, que significa la continuidad del primero, implicó la verificación del funcionamiento del aerogenerador, la medición de los parámetros característicos y su respuesta frente a diferentes revoluciones por minuto (RPM).  También incluyó la construcción de un sistema de control electrónico por vientos altos de frenado por cortocircuito.

El ingeniero Juan Mathisson, docente encargado de Sistemas de Energía Eólica, fue el tutor de este proyecto. 

Los estudiantes y su futuro

Marianella Recuero: mamá ingeniera

Sus comienzos laborales fueron en empresas de electricidad y telecomunicaciones y así fue que la energía pasó de ser un tema de interés a ser uno de estudio. Se anotó en UTEC ni bien se enteró de la carrera, decidida a volver a estudiar en su ciudad.

El camino no fue fácil, Marianella es mamá y tuvo que conjugar este rol, el de la familia, con el laboral y el de estudiante. Relata que se encontró en el camino con compañeros en situaciones similares, con los cuales realizaban “funciones trasnoche de estudio” para llegar a tiempo a las evaluaciones continuas, parciales y presentaciones.

Como expectativas a futuro, al igual que sus compañeros de equipo, desea que este proyecto sea una base para otros estudiantes de la carrera que puedan seguir desarrollando otras líneas de investigación, y expresa la voluntad de seguir aportando a la sociedad desde lo que esté a su alcance en el marco de su formación.

Foto 3: De izquierda a derecha, Damián se encuentra en segundo
y Facundo en el tercero (los demás estudiantes aún no egresan)

Sebastián Sasias: el piriapolense

Sebastián salió de Piriápolis hacia Durazno persiguiendo una inquietud personal y pensando en profundizar sus conocimientos en un área vinculada a formaciones previas.

Califica su pasaje por UTEC como una “experiencia inolvidable” al haber sido testigo del nacimiento de la carrera y de una universidad pública en el interior del país.

De aquellos primeros tiempos como estudiante recuerda las clases en la base de la Fuerza Aérea Uruguaya, y sus frecuentes visitas de “supervisión” a la obra del ITR Centro Sur con compañeros de la carrera.

Diego Villanueva: de la Física a la ingeniería

Desde el año 2000, Diego se desempeñaba como docente de Física, mayormente en Educación Secundaria. Siempre tuvo la intención de continuar estudiando, aunque la falta de propuestas de su interés en la zona, sumado a las responsabilidades familiares y laborales postergaba ese anhelo.

Cuando en 2015 supo que en su ciudad, Durazno, se instalaría una sede de UTEC y en 2016 comenzaría la Ingeniería en Energías Renovables lo tomó como una “oportunidad inmejorable” de realizar una carrera universitaria, además, vinculada con su formación inicial y con la posibilidad de incursionar en un sector con gran desarrollo en el país.

Su pasaje por UTEC le dio también la posibilidad de ejercer la docencia a nivel universitario, por lo que considera que estos cinco años fueron enriquecedores tanto desde la formación específica de la ingeniería, como también en su capacitación y perfeccionamiento como docente.

Damián Viñoly: el duraznense que identificó el momento clave

El gusto por la ingeniería y el proceso de inminente cambio de matriz energética que iniciaba el país por aquel entonces despertó el interés de Damián por las Energías Renovables. Vio en UTEC la oportunidad de sumergirse en estos temas en un momento coyuntural importante.

Su trayecto por la carrera lo sintetiza como “una muy buena experiencia”.

Al igual que su compañero de equipo, dice sentir orgullo y felicidad por haber sido uno de los cinco primeros en llegar a esta instancia.

Sus expectativas de futuro son lograr hacerse un lugar como profesional para demostrar todas las habilidades y conocimientos adquiridos en la carrera.

Facundo Etcheverry: del interior al interior

Desde su Villa del Carmen, a 60 Km de la ciudad de Durazno, Facundo emprendió camino hacia la ingeniería motivado por su interés en la energía eólica moderna y la salida laboral en un sector en crecimiento.

Valora como muy positiva la oportunidad de estudiar en el interior del país con toda la tecnología necesaria para el desarrollo de las habilidades competentes.

También opina que, como toda institución nueva, UTEC tiene puntos a mejorar, como una mayor participación en las decisiones por parte de docentes y estudiantes. Más allá de eso, cree que la Universidad tiene un gran potencial y va por buen camino.

Noticias relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: