Cargando...

Ingresa tu búsqueda

Programa de Formación Profesional en Lechería

Claves de gestión humana: expertos participaron del Programa de Formación Profesional en Lechería

El 13 de junio de 2014 el Programa de Formación Profesional en Lechería de la Universidad Tecnológica (UTEC) comenzó a ofrecer a los participantes una serie de jornadas en las que diversos expertos en el área brindan conceptos prácticos de gestión humana vinculados a sus experiencias personales, que refuerzan la teoría aprendida en el curso.

¿Qué necesita nuestra gente para sentirse a gusto y comprometerse? ¿Cómo hacer para que la gente dure en el tambo? Estas preguntas sirvieron como disparadores para que Darío Jorcín, propietario de la cabaña La Muesca de Tarariras (Colonia), y uno de sus asesores técnicos, el ingeniero agrónomo, Germán Pellaton, compartieran los 30 años de camino recorrido por esta empresa.

Juan Manuel Ramos, coordinador de carrera de la Tecnólogo en Manejo de Sistemas de Producción Lechera, explicó cuál fue la dinámica de la primera jornada con expertos.

“Tienen 111 personas trabajando en 11 tambos, y han logrado la permanencia de un núcleo de personas que trabaja con ellos hace muchos años. Eso me llevó a preguntarme por qué las personas duraban tanto en este establecimiento, cuáles eran las razones que hacían que la gente permaneciera. Les pedí que compartieran con el grupo cómo hacen lo que hacen, cómo logran tener tan baja rotación de personas en el establecimiento, cómo logran conseguir sus objetivos productivos.”

Para el grupo, agregó Ramos, “fue bien removedor” porque no se trataba de una clase convencional en la que un docente plantea determinada dinámica de trabajo, sino que “era un caso real de una empresa que genera ambientes de trabajo agradables y que en definitiva redunda en mayor eficiencia de producción”.

¿Cómo motivar a un equipo de trabajo?

El ingeniero agrónomo Pellaton aseguró que, tanto para él como para Jorcín, participar en esta iniciativa de UTEC fue muy enriquecedor.

“Lo que Juan Manuel (Ramos) dio en la teoría, nosotros lo reafirmamos con conceptos prácticos. Me gustó el grupo: muy participativo, interesado y heterogéneo. Porque había productores, técnicos, mandos medios, y todos participaron muy bien. Supongo que algo interesante habremos dicho porque la gente hacía preguntas muy buenas, y consultas que son comunes a todos, porque mantener a sus empleados es una preocupación de todos los productores”.

Jorcín destacó el hecho de que se trataba de un grupo que conoce sobre el desarrollo de tambos, y que por lo tanto valoró los conceptos prácticos que se brindaron.

“Creo que lo vieron bien, porque de alguna manera hablamos entre pares. En este caso compartimos los problemas usuales que tenemos en la empresa, que posiblemente los participantes tengan, lo que hizo que se identifiquen con nuestras experiencias. Lo teórico hay que bajarlo a la práctica”.

La empresa no tiene un departamento de Gestión Humana. Todo lo que se hace en ese rubro se hace “a pulmón”, dijo Pellaton.

“Darío hace 30 años que se hizo cargo de la empresa, y yo estoy hace 28, entonces la experiencia nos ha ido llevado a conocer a la gente y a sus necesidades. Si hay algo bueno que hacemos es que conocemos a la gente, sabemos todos no solamente el nombre sino también las necesidades de cada uno y les prestamos atención”.

Pellaton indicó que la empresa tiene cinco personas que son los pilares que dirigen las diversas secciones. Todos ellos “nacieron de abajo”, aseguró.

“Algunos empezaron barriendo los galpones y otros haciendo los trabajos básicos y hoy son encargados de un área. Como crecieron de abajo saben todos los detalles, y es por eso que tratan al personal como le hubiese gustado que lo trataran a ellos (…) Tenemos una humildad todos los mandos medios y somos un equipo unido”.

Jorcín, por su parte, reafirmó esta idea y explicó que el secreto no es uno, sino un conjunto de características diferentes.

“Principalmente el trato directo con el empleado, tratar de ser compañeros más allá de la relación empleado-patrón, que los mandos medios tengan respeto, paciencia y que sean flexibles. Tratamos de brindarle comodidades al personal y pagarles un salario más que digno. Además creo que es fundamental el hecho de que ellos ven que están en una empresa que va para adelante y eso los motiva”.

Finalmente, en relación a este programa, Pellaton destacó de la UTEC su valor en la descentralización de la educación.

“Los gurises no quieren ir siempre a Montevideo, ya están cansados, quieren ir a otro lado. Más cerca. Más ahora, porque hoy por hoy no es fácil que un gurí haga una carrera de cinco años”, concluyó.

En tanto, Jorcín aseguró que la apertura de la UTEC es una experiencia positiva que debería replicarse en otros puntos del país porque “el país tiene una gran necesidad de desarrollar estos campos, como la lechería. La creación de la UTEC generó gran expectativa en el país y se espera a futuro pueda seguir fortaleciendo este tipo de programas”.

Noticias relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: