Cargando...

Ingresa tu búsqueda

Nivel de retención de estudiantes está dentro de las metas fijadas por UTEC para el quinquenio

En entrevista con No Toquen Nada de Océano FM, el Consejero de la Universidad Tecnológica (UTEC) Pablo Chilibroste se refirió a la situación actual de la institución, al presupuesto destinado para los próximos años y a los altos niveles de retención de las carreras. Además, analizó cuáles son los principales desafíos de UTEC en el corto y mediano plazo.

Al comienzo de la entrevista Chilibroste habló sobre las partidas presupuestales destinadas a UTEC y afirmó que las mismas le dan a la institución un marco definido de acción para el futuro. “El presupuesto asignado ya en la Rendición de Cuentas de 2013 es de un monto entre los 13 y 15 millones de dólares. Es una base buena a partir de la cual nosotros proyectamos los primeros años de UTEC. Obviamente, la progresión de crecimiento implica que para el 2020 haya que incrementarlas”, explicó.
Por otro lado, el Consejero sostuvo que “dividiría en dos partes los desafíos a los que nos enfrentamos al comienzo. Teníamos, por un lado, el gran desafío de instalar UTEC en la sociedad uruguaya con un perfil propio, ni en competencia ni tratando de emular la Universidad de la República (Udelar) o el Consejo de Educación Técnico Profesional-UTU. Y, por el otro, teníamos el desafío de proyectarla físicamente, en lo que venimos muy bien y rápido”.
Si bien reconoció algunas demoras en la implementación del Instituto Tecnológico Regional (ITR) Suroeste, informó que el próximo viernes 11 de marzo se están inaugurando laboratorios de la Licenciatura en Análisis Alimentario en el Polo Tecnológico Paysandú. Además, recordó, en el mes de junio la universidad estrenó los laboratorios de la Licenciatura en Leche y Productos Lácteos en Colonia La Paz.


Para Chilibroste lo principal en esta etapa de puesta en marcha es que las carreras que se ofrecen tengan demanda y que los estudiantes que ingresan tenga éxito en dos sentidos: por un lado, que el aprendizaje sea de calidad, y por el otro, que el nivel de deserción sea bajo.
En este sentido, “la universidad ha trabajado bien en términos generales”. Al finalizar 2015, el nivel de retención de estudiantes promedio cerró en 75%, o sea que sólo un 25% abandonó. Dicho valor está dentro de las metas que UTEC maneja para el quinquenio.
La radicación de docentes en el interior es uno de los desafíos más grandes de UTEC para el futuro. Para alcanzarla, Chilibroste consideró como vital el fortalecimiento del vínculo con instituciones de similares características apostando fuerte al intercambio docente; y el trabajo en conjunto con la Universidad de la República (Udelar), “articulando las capacidades que ha implementado en el interior del país, ya que la relación institucional siempre fue buena, siempre en postura clara de apoyo mutuo”, concluyó.

Noticias relacionadas

%d bloggers like this: