Cargando...

Ingresa tu búsqueda

Licenciatura en Análisis Alimentario

La UTEC realizó el acto de lanzamiento de la Licenciatura en Análisis Alimentario

El viernes 22 de agosto la Universidad Tecnológica (UTEC) realizó en Paysandú el evento de lanzamiento de la Licenciatura en Análisis Alimentario en el Salón de Actos del Campus Litoral Norte del Consejo de Educación Técnico Profesional – Universidad del Trabajo del Uruguay (CETP-UTU).

Las clases de nivelación de esta licenciatura habían comenzado el lunes 18 de agosto en el Instituto Tecnológico Superior de Paysandú del CETP-UTU, ubicado en Sarandí 1138, en pleno centro de la ciudad. El acto del viernes se convirtió en una bienvenida a los primeros estudiantes de la carrera, pero fue también una buena oportunidad para que autoridades de las instituciones que integran el Sistema Nacional de Educación Terciaria Pública (SNETP) reflexionaran sobre el esfuerzo mancomunado que se está llevando a cabo para brindar al interior del país propuestas educativas terciarias de calidad y adaptadas a las necesidades del país.

En el campus, donde la Licenciatura en Análisis Alimentario impartirá cursos a partir de 2015 y se construirán laboratorios especialmente para sus asignaturas, presenciaron el acto docentes y estudiantes de UTEC, y representantes de diversas instituciones educativas y del sector productivo.

Además de la coordinadora de la Licenciatura, la química farmacéutica Annabela Estévez, hicieron uso de la palabra el consejero de la UTEC, el ingeniero agrónomo Pablo Chilibroste, el presidente del Consejo Directivo Central (Codicen) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), el docente Wilson Netto, el director general del CETP-UTU, el ingeniero agrónomo Eduardo Davyt, y director del Campus Regional Educativo Tecnológico Litoral Norte, el profesor Mario Albornoz.

Características de la Licenciatura

Estévez profundizó en el plan de la Licenciatura, su enfoque curricular, las áreas de dominio profesional, el perfil del egresado y la empleabilidad de los estudiantes.

“Es un momento muy relevante para todos nosotros y también para Paysandú”, dijo Estévez, y luego comenzó a desarrollar por qué existe la necesidad de una Licenciatura en Análisis Alimentario en Uruguay.

La necesidad primaria, afirmó, es darles a los estudiantes egresados de UTU y UdelaR (Tecnólogo Químico, Tecnólogo Cárnico y egresados universitarios de Química e Ingeniería) la posibilidad seguir estudiando.

“Se llegó a la conclusión de que había una necesidad real de que continúen los estudios, lo que implica un crecimiento que pueden aplicar en sus lugares de trabajo y, a su vez, crecer en estas áreas de conocimiento, integrar aéreas de investigación e introducirse a la innovación, que es lo que queremos lograr con UTEC”, expresó.

La segunda necesidad, aseveró, viene del sector industrial-empresarial.

“Ésta es una región agroindustrial por excelencia. Se relevaron las industrias de la zona y obviamente surgió la necesidad de las empresas alimentarias -que son la mayoría en la región- de contar con capital humano calificado.”

El egresado de la Licenciatura, manifestó, “será capaz de promover y controlar la calidad de los alimentos, su conservación y vida útil, desde su producción primaria hasta su consumo, incluyendo todas las etapas de elaboración, envasado y transporte a los efectos de contribuir con el desarrollo y la innovación del sector”.

La UTEC concibió un diseño curricular flexible que combinará las actividades presenciales con otras a distancia, una característica de gran importancia para los estudiantes, ya que la gran mayoría ya están insertos en el sector productivo.

Para finalizar, la coordinadora de la Licenciatura se dirigió a los estudiantes.

“Lo más importante son ustedes. Contamos con todos ustedes para viajar en este trayecto de vida hacia un saber ser, saber hacer y muchos saberes en este nuevo desafío educativo.”

Una gran oportunidad para los estudiantes

Albornoz, por su parte, dijo que este momento es “altamente gratificante”. “Me siento pletórico, con una satisfacción enorme”, remarcó el director del Campus Regional Educativo Tecnológico Litoral Norte.

En estos últimos años, dijo, las oportunidades de educación terciaria en el interior se han incrementado “de una forma exponencial”, algo que a su juicio es “fundamental”.

“Los que ya tenemos unos cuantos años vemos este tipo de oportunidades con mucha ilusión. Era muy difícil que las tuviéramos antiguamente si no había un sustento económico fuerte de la familia, porque todo se centralizaba en la capital y eso generaba desigualdades (…) Hace no tantos años era impensado que tuviéramos las alianzas estratégicas que tenemos hoy para brindarle más oportunidades a los jóvenes”, aseguró.

La llegada de UTEC a la región fue bienvenida porque “de alguna manera nos nutrimos las instituciones pero los que se benefician son los estudiantes, aquellos que no se desarraigan del medio en el cual tienen sus raíces, y en el cual precisamos que sigan desarrollando esas capacidades”

Un camino sin retorno

El director general del CETP-UTU aseguró que desde que empezó su gestión “tenía claro que el eje del desarrollo en la educación técnica tenía que darse en el área del nivel terciario (…) La complejidad que tienen los procesos tecnológicos y el desarrollo que han tenido en todos los órdenes hacen que las personas deban manejar cada vez más conocimientos científicos”, lo cual es también “fundamental” para el desarrollo del sector productivo.

Davyt destacó la multiplicación de las carreras terciarias que se están instalando en el interior gracias al trabajo y la coordinación que vienen desarrollando CETP-UTU, UdelaR y UTEC.

“Se están instalando núcleos muy poderosos en el interior y se está trabajando para definir el desarrollo de especialidades y ramas que se entienda deban predominar en cada región”.

Además destacó “la posibilidad de interacción” entre CETP-UTU y UTEC en la búsqueda de una continuidad en la formación de los estudiantes.

“Esto es posible porque las instituciones hemos entendido que tenemos que actuar coordinadamente, complementarnos y aprovechar todos los recursos donde estén. Con la aparición de UTEC sabíamos desde el principio que no había otro camino que la complementariedad (…) y este es un camino sin retorno. Es un camino que tenemos que seguir cultivando para armonizar todo el sistema educativo y que la educación terciaria pública funcione como lo que tiene que ser: un verdadero sistema equilibrado y coordinado, de manera que todos los estudiantes puedan hacer un tránsito fluido por el mismo.”

Sobre la Licenciatura en Análisis Alimentario remarcó su pertinencia en un país como Uruguay “que es productor de alimentos”.

“Tenemos que especializarnos y seguir profesionalizándonos. Ésta es un área muy delicada porque hace a la salud de la población, pero también a las garantías que tienen que tener -y cada vez con exigencias mayores- las exportaciones de esos alimentos. Por lo tanto, esta carrera está llamada a tener un éxito tremendo, y no me cabe duda que será en beneficio de la región y del país.”

Cambio en el paisaje educativo del Uruguay

Chilibroste destacó la interacción con el sector productivo en línea con el enfoque con el que la UTEC está trabajando y los objetivos que persigue.

“Muchos de los estudiantes que están aquí están trabajando y tomando parte de esta carrera con apoyo de las instituciones, empresas y organismos en los que se desempeñan. Es muy importante este diálogo horizontal en el que podemos comunicarnos todos los actores”, afirmó el consejero.

Luego reconoció a los estudiantes y a los docentes “porque la historia de la UTEC se va escribiendo en muchos lugares, y acá en Paysandú se empieza a escribir una historia muy importante. La están escribiendo ustedes, los que tomaron la opción de tomar este curso y los que tomar la opción de involucrarse con la Universidad”.

Chilibroste explicó que la UTEC está atravesando un proceso de definiciones sustanciales, que exceden a la propuesta educativa.

“Queremos cambiarle las ruedas al auto en movimiento. O sea, que al tiempo que vamos definiendo el proyecto UTEC vamos definiendo el modelo de trabajo. Este modelo tiene bien definida la dirección, es muy efectivo en la construcción, y no tengo la menor duda que lo que está ocurriendo hoy acá es un camino sin retorno, como bien expresó Davyt.”

Posteriormente relató lo que está ocurriendo en Colonia con la Licenciatura en Leche y Productos Lácteos, donde también se comenzó a desarrollar el andar en el relacionamiento interinstitucional, ya que el requisito de ingreso es ser técnico en Lechería egresado de la Escuela de Lechería de Nueva Helvecia, opción Industrias Lácteas (CETP-UTU).

“Cuando vemos el crecimiento de UdelaR y CETP-UTU en el interior, que se ha dado muy fuerte en este último período, nos empezamos a ilusionar con la posibilidad de que entre todos podamos cambiar el paisaje educativo del Uruguay. Nosotros estamos comprometidos con eso, sabemos que las otras instituciones también, y creemos que en un período muy corto, quizás en los próximos cinco años, vamos a tener ocho o 10 departamentos con ofertas terciarias universitarias en el país”.

El foco puesto en las personas

Netto, en tanto, habló de “una nueva forma de trabajo” entre las instituciones educativas.

“Es una metodología distinta de trabajar las situaciones en paralelo, construyendo con otros, para poder cada vez más proyectarse los fines propios de las instituciones que componemos y dejando atrás aquella historia de definir primero a nivel excesivamente teórico objetivos, fines, posibilidades, y logrando acuerdos muy aislados que demoraban décadas en poder realmente instalar oportunidades en el territorio.”

Para el presidente del Codicen una de las claves es compartir una “concepción de educación”. En ese sentido dijo que SNETP asume como grandes focos tener la capacidad de nuclear capacidades de infraestructura, de equipamiento y capacidades humanas para poder desarrollar proyectos, tener una información más articulada para lograr una complementación eficiente, y también tener la capacidad de crecer sin que las instituciones pierdan sus características.

“La población no quiere que todo esto se convierta en una masa uniforme, que cuando nos agrupemos sea para ser todos iguales. La diversidad (…) es un elemento de riqueza para proyectar el desarrollo de nuestros jóvenes. Entonces estas posibilidades de trabajar juntos, pero cada uno con su impronta, potenciando sus capacidades pero sin debilitar sus fortalezas, claramente permitirá mayores oportunidades. Y ese sentido estamos avanzando, y tenemos que seguir avanzando”, opinó.

Sobre la UTEC Netto destacó su concepción de educación: “la forma de poner a las personas adelante para proyectar propuestas educativas que sean pertinentes a la situación que viven esas personas (…) La modalidad semipresencial contempla a los estudiantes que trabajan ocho o nueve horas a diario, y eso es mirar a la educación desde otro lugar: no desde las instituciones sino desde construir instituciones teniendo como foco a las personas”, concluyó.

Vea la cobertura audiovisual del Equipo de Comunicación de la UTEC.

Noticias relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: