Cargando...

Ingresa tu búsqueda

La mirada de un padre sobre la Universidad Tecnológica

Enrique Islas Suárez es un técnico en mantenimiento industrial, uruguayo, que actualmente reside en Río de Janeiro, Brasil. También es un padre orgulloso que acompaña el crecimiento y la evolución de sus hijos. Pese a la distancia, está en frecuente contacto con el Instituto Tecnológico Regional Norte donde Emiliano, su hijo, está cursando la carrera de Ingeniería en Logística.

En un intercambio con la Unidad de Comunicación y Difusión de UTEC, Islas, compartió cuáles son sus expectativas sobre el desarrollo profesional de su hijo y su apreciación sobre la Universidad.

Pese a que vive lejos está muy presente como padre de un estudiante ¿Cómo conoció a la Universidad Tecnológica?

Efectivamente, estoy muy agradecido. UTEC, poco a poco, se ha convertido en un imán fronterizo de anhelos y esfuerzos. Conocí UTEC por Emiliano y lo que supe a través de él es que hay un equipo, no solamente de varias disciplinas, sino de diferentes nacionalidades, involucrados y comprometidos con la educación de los estudiantes lo que se trasunta en capacitación con variados puntos de vista, algo que en un mundo tan ‘pequeño’ es fundamental para entenderlo. Lamentablemente vivo lejos por causa de mi trabajo, pero he tratado de estar presente durante el crecimiento de mi hijo, apoyando con ideas y perspectivas que, pese a la diferencia generacional, nos ayudan a crecer mutuamente y así salvar situaciones que aislados no podríamos. Y cuando las ideas y la imaginación no alcanzan, tenemos el afecto que, aunque estemos a más de 2.500 km, nos mantienen ‘espalda con espalda’.

¿Qué lo llevó a su hijo a estudiar en UTEC? ¿Usted tuvo alguna incidencia en esa decisión?

No es un tema en el que hayamos profundizado mucho, siempre he dejado la decisión final bastante del lado de mis hijos, sí me he preocupado en brindar datos y conversarlos. Toda decisión se funda en la recolección de datos, razonamiento y luego, por supuesto, en el lanzamiento para conseguir los objetivos trazados. Creo que todos hemos aportado algo para que él tomara la decisión del camino profesional que eligió. Por supuesto haber vivido en otros lugares con culturas, convivencias, y observación de realidades diferentes deben haber influenciado.

¿Cómo ha sido su vínculo con UTEC en estos años?

Fue un honor y una alegría enorme asistir el día de la inauguración. Emiliano estaba llegando a Rivera para establecerse y ahí estábamos los dos desembarcando en ese nuevo proyecto de vida. A partir de allí empecé a interiorizarme más sobre la propuesta de UTEC. Yo soy exalumno de UTU, de la Escuela Superior de Mecánica de Montevideo, y con mucho orgullo puedo decir que aquello que aprendí en días difíciles fueron los primeros escalones de una larga escalera, no con falta de porrazos, que mantiene el barco navegando. Deseo que la Universidad sea una escuela similar para Emiliano y su construcción de base para su desarrollo personal y profesional.

¿Qué opinión tiene de la oferta educativa de UTEC y de su modelo de enseñanza? 

Pienso que están en el camino cierto, dando amplitud a nuevos enfoques con profesionales de otros países y docentes brasileños que por el sólo hecho de venir de un país mayor que el nuestro, tienen una visión diferente que va a enriquecer a los estudiantes, enseñándoles a tener una percepción global y no tan específica y local. Por otra parte, tener sedes en diferentes puntos de Uruguay es un avance enorme ya que le dan oportunidad a personas que tal vez tengan sus posibilidades de traslado a la capital algo limitadas, pero no su capacidad. Prueba de ello son los premios obtenidos en Estamos Comprometidos, de Durazno y Rivera. Hoy en día la versatilidad y capacidad de adaptación a los cambios son herramientas fundamentales ya que cada vez más las fronteras quedan sólo para los mapas y la idea es desarrollarse y contribuir. Pienso de igual modo que hay mojones que UTEC no puede dejar relegados a libre interpretación o conveniencia como la ética, el compromiso y honestidad de acción.

¿Cómo lo ve a su hijo en la Universidad?

Lo veo altamente motivado y con curiosidad en la medida que ve el avance de su estudio. La visión de negocio junto con herramientas técnicas seguramente va a darle el apoyo necesario para interactuar en diferentes escenarios con soltura y asertividad suficientes para seguir creciendo.

¿Cómo se imagina que será su futuro como profesional?

La curiosidad y el espíritu crítico positivo van a contribuir en su desarrollo profesional y con eso cuento con UTEC, formando, orientando, generando oportunidades laborales que independientemente de la duración, puedan complementar a lo que el aula no llega, que es la experiencia en campo, la aplicación de lo aprendido.

Noticias relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: