Cargando...

Ingresa tu búsqueda

El ITR Norte se consolida en la región con carreras binacionales de grado y posgrado

Con la creación de dos nuevas propuestas de formación en 2019, entre ellas un posgrado, el ITR Norte crece a muy buen ritmo y ya prepara una ampliación edilicia para el próximo año. Para hablar de estas novedades, la Unidad de Comunicación y Difusión de UTEC entrevistó al Mg. Ing. Felipe Fajardo, director del ITR Norte, quien posee formación profesional en Ingeniería Civil y Estrategia, y desde hace un año y medio asumió dicho cargo.

¿Cuáles fueron los objetivos que te trazaste al asumir la dirección del ITR?

El objetivo fundamental cuando uno ingresa a una institución que está naciendo como UTEC, específicamente el ITR que se estaba formando aquí en la ciudad de Rivera, es ponerlo a funcionar. Esta etapa inicial es siempre la parte más difícil, tiene mucha inercia al principio y además dada la impronta de UTEC, tecnológica, con conocimiento aplicado y muy de la mano del sector productivo, los desafíos que se presentan no son menores.
Ese fue el objetivo básico que me planteé cuando ingresé, además, el tener una impronta que tiene elementos contraculturales a lo que ha sido el Uruguay agrega un grado más de dificultad.
No estamos hablando solamente de infraestructura, de equipos, sino que primordialmente del equipo humano que constituye un instituto, y aunque ya teníamos un muy buen grupo desde antes, este debía de completarse de la mejor forma.

Además de la dirección, es docente de la carrera de Mecatrónica Industrial, ¿Ya ejercías la docencia antes? ¿Te considerás vocacional?

Sí, actualmente sigo siendo docente en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República (UdelaR) con algunas pocas horas, y tenía esa vocación de poder aportar también aquí en UTEC, por lo que cuando se dio la oportunidad la aproveché.

Este ha sido un año de consolidación de UTEC en Rivera con la puesta en marcha del edificio del ITR, y el inicio de nuevas carreras. ¿Cómo ha impactado la instalación de UTEC en la región?

Sin dudas ha sido un año de consolidación, siendo fundamental poner a funcionar el nuevo edificio, y se implementó el Tecnólogo en Análisis y Desarrollo de Sistemas y el posgrado en Robótica e Inteligencia Artificial.
Creo que la mejor muestra de la buena relación del instituto con su entorno es que los cupos de todas las carreras se llenan sistemáticamente cada vez que se abren las matrículas. Este es un muy buen indicador respecto de la pertinencia de la oferta educativa que tiene el instituto.
A su vez, el trabajo con otros actores, desde los que compartimos el Polo de Educación Superior, UdelaR y ANEP, hasta la intendencia y actores productivos de la zona que, entre otros, muestra que la inserción del instituto en toda la matriz socioeconómica de la región, tanto del lado uruguayo como brasileño, está siendo muy buena.

¿Cómo se está dando la relación de UTEC con el sector productivo?

Por ahora es una relación incipiente. Hay algunos proyectos de extensión como Flordelana, cuyo objetivo es modernizar el proceso productivo del grupo de mujeres artesanas, residentes de la zona del Valle del Lunarejo. Después tenemos proyectos de tipo académico que trabajan sobre el sector productivo de la zona como la producción de sandía, que fue trabajada en la carrera de Ingeniería en Logística, donde ahora se va a pasar a trabajar con el sector forestal, y se está en contacto para seguir profundizando la relación con otros actores productivos de la zona.
Por lo tanto, si bien el instituto tiene primero que desarrollar sus capacidades para dar buenas respuestas al sector productivo, esto no quiere decir que no se pueda mancomunadamente ir desarrollando ese contacto que ayuda a definir qué capacidades desarrollar. Es una relación que está en sus inicios pero que tiene mucho potencial y creo que se va a desarrollar de muy buena forma.

¿En qué etapa de desarrollo están las carreras de UTEC en Rivera? ¿Cuándo saldrán los primeros egresados?

Tenemos dos carreras que están más consolidadas porque ya están en su tercer año, el Tecnólogo en Mecatrónica Industrial junto a CETP-UTU y el IFSUL, e Ingeniería en Logística, probablemente en el correr del 2020 tengamos los primeros egresados de tecnólogos de ambas carreras, y en unos dos años más los primeros ingenieros en Logística. El Tecnólogo en Análisis y Desarrollo de Sistemas inició a principios de 2019 y el Posgrado en Robótica e Inteligencia Artificial avanzado el segundo semestre, por lo que tendrán sus primeros egresados en el correr del año 2021.

¿Cómo creés que será la inserción laboral de estos profesionales?

Creo que muy buena porque son carreras que están muy asociadas al futuro de la producción, la tecnología y la economía, que se están desarrollando en los países que tienen grados más altos de desarrollo. Actualmente ya permanentemente llegan ofertas laborales para estudiantes de nuestras carreras, lo que muestra claramente que incluso antes de recibirse la demanda está surgiendo y algunos ya están trabajando a pesar de no estar recibidos.

¿Cómo se viene desarrollando el componente de la binacionalidad que distingue a este ITR de los demás?

Se viene desarrollando muy bien si tomamos en cuenta que tres de las cuatro carreras son binacionales. Dos de ellas con el IFSUL, el cual ha sido un socio clave que nos ha permitido ampliar la oferta y también brindarle nuestra oferta a estudiantes brasileños. Que además es una institución que tiene mucha experiencia porque ha trabajado junto al CETP-UTU, uno de nuestros socios locales, todo lo que son las carreras binacionales a nivel técnico, hace más de 10 años. Y la posibilidad de trabajar con la Universidad Federal de Río Grande (FURG) muestra que la binacionalidad no solo tiene potencial con una institución sino que con todas las de la región, porque si bien el posgrado es en convenio con la FURG también tiene el apoyo de otras universidades como la Federal de Santa María o la Universidad Federal de Río Grande del Sur.
A su vez la binacionalidad tiene un gran potencial para contribuir al desarrollo de la zona norte del Uruguay, particularmente Rivera, ya que la asociación con las instituciones brasileñas permite desarrollar líneas de trabajo que sólo son posibles con escalas que no podríamos alcanzar por nosotros mismos en Uruguay. El abrir las puertas hacia Brasil nos brinda muy grandes posibilidades.

¿Cuáles son las expectativas de crecimiento de la matrícula del ITR Norte para el próximo año?

Con la oferta actual que tenemos, si colmamos todos los cupos la matrícula debería ir creciendo en 170 estudiantes de grado, aproximadamente, y 30 de posgrado por año, o sea, en total unos doscientos estudiantes nuevos por año como base, en función de la nueva oferta que se pueda ir ofreciendo en el futuro.

Se está manejando una ampliación en lo edilicio. ¿Cómo será el nuevo edificio? ¿Cuándo comenzaría la obra?

Ese nuevo edificio estará empezando a construirse seguramente a principios del año que viene, y la idea es que brinde algunos espacios específicamente diseñados para talleres y laboratorios de la carrera de Mecatrónica Industrial y carreras relacionadas que puedan usar los laboratorios de Mecánica y Ciencia de los Materiales en el futuro. Va a tener también algunas aulas nuevas y tendrá un gran espacio para Cowork y Fabricación Digital, que son dos áreas en las cuales queremos profundizar nuestras capacidades y atraer a usuarios no solo de UTEC sino de todo el sistema educativo de la frontera.

¿Cuándo sería inaugurado?

En el segundo semestre de 2020.

¿Cuáles son los desafíos de UTEC para el próximo quinquenio?

UTEC tiene como gran desafío consolidarse, porque es una institución muy nueva que creció muy rápido. En lo educativo está muy desarrollada y ahora tiene que tomar mayor impulso en lo que es la investigación y la extensión vinculada con la innovación, o sea, áreas que están directamente relacionadas con lo que es el contacto con el sector productivo.

Perfil Felipe Fajardo

“Luego de formarme como ingeniero civil, complementé mi experiencia con el perfil de la carrera en gestión, y empecé mi actividad profesional en el área de gestión de proyectos de infraestructura. Después también evolucioné a la planificación estratégica en el área infraestructura y en gestión de compras públicas, logrando construir un perfil un poco más amplio. En paralelo, pero de forma relacionada, fui formándome académicamente como docente en la Facultad de Ingeniería (Fing) en Montevideo a partir del año 2007, cuando inicié mi carrera como profesor grado 1, desempeñándome en el área de Administración e Ingeniería. Todo esto me permitió desarrollar una formación continua en estas áreas dado que esta era concomitante con participar en el dictado de los cursos, lo que luego consolidé al cursar un diploma en desarrollo de infraestructura y la Maestría en Estrategia.
Posteriormente pasé a ser profesor grado 3 en la Fing, ya más enfocado a los temas de gestión de la innovación, gestión organizacional y estrategia, siempre con un enfoque de innovación y tecnológico, siendo profesor responsable de cursos de posgrado.

Finalmente, en el año 2014, pasé a ser coordinador del Posgrado en Gestión de Tecnologías de la Fing en el marco de mi integración a la subcomisión académica que gestiona la Maestría en Gestión de la Innovación.

Entonces fui coordinador cuatro años, lo que junto a mi actividad profesional me permitió consolidar un perfil cuyo próximo paso natural era pasar a un cargo del nivel de dirección, como en el caso actual.
A eso se unió el deseo de volver a Rivera –de donde soy natural, viví acá hasta los 18 años-. Me mudé para acá a inicios del año 2017, aunque mantenía actividad profesional y académica en Montevideo.
Todo lo antes mencionado y tener un perfil que naturalmente encajaba muy bien con ser director de ITR fue lo que llevó a que me postulara.”

Noticias relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: