Cargando...

Ingresa tu búsqueda

David Cuartielles hackeó Fray Bentos

La visita express que hizo el creador de las placas y código abierto Arduino, David Cuartielles, al ITR Suroeste el 2 de octubre, le alcanzó para brindar una magistral charla, interactuar con estudiantes y docentes, atender a la prensa y firmar autógrafos; y lo hizo siempre con una sonrisa en su rostro.

Tempranito en la mañana de ese martes Cuartielles partió rumbo a Fray Bentos desde Montevideo, acompañado por funcionarios de UTEC y de Smart Talent, e integrantes de la empresa Mark Robots, que fue clave para establecer el contacto con el español y la coordinación de la visita.

Luego de una recorrida por el Museo de la Revolución Industrial y el Barrio Anglo, acompañado por Andrés Möller, director del ITR Suroeste, Cuartielles conoció a estudiantes de todas las carreras que se imparten en esa sede, e interactuó principalmente con los de Ingeniería en Mecatrónica, que le presentaron algunos proyectos curriculares en los que utilizaron Arduino.

Arduino es una plataforma de electrónica de código abierto con software y hardware fáciles de usar. La tarjeta Arduino y el código abierto Arduino han impactado a nivel mundial acercando la posibilidad de hacer proyectos de robótica a bajo costo y democratizando así el conocimiento.

Los estudiantes –que recibieron a Cuartielles con gran entusiasmo- conocían muy bien la trayectoria de este experto, que actualmente se desempeña como investigador asociado al grupo Internet of Things and People en la Universidad de Malmo (Suecia).

Sabían que este visitante es uno de los padres del Open Hardware, de las diferentes invenciones que ha realizado utilizando Arduino, y que ha dado clases en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Politécnica de Valencia, en Real Instituto Técnico (KTH) de Estocolmo y el Instituto Europeo del Diseño, entre otras.

Cuartielles, por su parte, se interesó mucho en las distintas innovaciones que los estudiantes le presentaron, y se sumó a un espacio lúdico en el Laboratorio Abierto de Innovación (Lab-A).

Es que de eso se trata Arduino. “Arduino consiste en hacer una serie de herramientas y plataformas que le sirvan a la gente para crear cualquier cosa dentro del mundo de la tecnología digital (…) A mí me encanta la idea de que Arduino sirva para hacer otras cosas”.
Crear para que otros creen

Luego de contar sus inicios académicos y laborales, Cuartielles contó lo que le dijo una vez un profesor que tuvo en Alemania. “David: la ingeniería es como un embarazo. Dura 9 meses y nunca sabes lo que va a salir”.

Y tenía toda la razón, explicó. “Estuve nueve meses trabajando como ingeniero de microchips –microelectrónica- y me di cuenta que a lo mejor no era exactamente lo que quería hacer. Me había formado toda mi vida para ser inventor y diseñar cosas súper pequeñas y mi cabeza tenía la idea que yo quería hacer algo para que estuviera en el bolsillo de la gente, o en sus casas, que todo el mundo lo tuviera. Esa era mi ambición. Y en ese rubro no veía claro el contacto con la gente”.

Llegó entonces el tiempo de ejercer la docencia en la Universidad de Malmo, en Suecia, donde fue profesor de Programación para estudiantes de Arte y Diseño, y posteriormente de viajar a Italia para asistir al Interaction Design Insitute Ivrea, donde empezó a diseñar placas electrónicas para hacer proyectos. “Ahí es donde hicimos Arduino; el resto es historia”.

Arduino sirve para innovar en música, juegos, juguetes, casas inteligentes, agricultura, vehículos autónomos y mucho más. Arduino puede aplicarse para fines prácticos, productivos, de investigación y también de entretenimiento. Arduino es lo que el usuario quiere que sea y es por eso que ha tenido tanto éxito –Arduino 1, la primera versión de esta placa electrónica, tiene 14 millones de copias distribuidas en todo el mundo-.

“Cuando hicimos Arduino al principio costó cinco años hasta que la gente despertó y se dio cuenta que podía tener algún tipo de valor. No nos rendimos a la primera, seguimos trabajando para poder hacer que nuestro proyecto siguiera para adelante”.
Actualmente, como investigador asociado al grupo Internet of Things and People en la Universidad de Malmo, se dedica a “observar cómo funciona la tecnología e intentar predecir en qué forma podemos hacer y crear sistemas que ayuden a la gente a crear sus propias cosas. Es decir, yo no creo algo para hacer algo simplemente, sino que creo algo para que la gente cree algo con esas cosas”.
Arduino consiste en eso mismo, en hacer una serie de herramientas y plataformas que le sirvan a la gente para crear cualquier cosa dentro del mundo de la tecnología digital.

Y eso, aseguró, se enmarca dentro de la idea de velocidad. “Estamos inmersos en un mundo que tecnológicamente avanza a gran velocidad. Y va tan rápido que cuando tú te sientes a aprender una cosa, mientras vas aprendiendo, esa cosa ya ha cambiado y para el tiempo que has terminado de aprenderla, ya es diferente”.

Eso también afecta a la educación. “Eso nos tiene que llevar a los docentes a preguntarnos qué es relevante y qué no, y en qué forma tenemos que educarnos y educar para seguir adaptándonos a esos cambios de la tecnología”.

Cuartielles asegura que las personas ya no son como las concebíamos ayer. El hecho de interactuar con tecnología “nos hace personas de una forma diferente y creo que lo tienen que pensar si estudian carreras vinculadas a la ingeniería. Tienen que pensar cual es vuestra interacción con las máquinas, cómo quieren que la gente interaccione con ellas y en qué forma eso cambia la naturaleza de las personas”.
Llegado el momento de intercambio, uno de los estudiantes consultó si Arduino está pensado para aprender y experimentar, o sino más bien como un producto final.

“Arduino ha escapado por completo a nuestro control. Es como el experimento de ingeniería bioquímica que de repente se convierte en un monstruo y vuelve a toda la gente zombie. Arduino está en todas partes y más allá. A mí me encanta la idea de que Arduino sirva para hacer otras cosas. Que sirva como un ladrillo para que la gente construya encima un edificio que sea su edificio, como ellos lo quieran hacer”.

Antes de cerrar la charla, se refirió a los que considera son los principales retos de la educación del futuro, deteniéndose principalmente en ese concepto.

“Desde el punto de vista de las plataformas, éstas deben ser inclusivas desde la perspectiva que te permita participar en su creación. No usarla. Participar en su creación. Esto viene atado a la idea de software libre y demás, pero también a la idea de adaptación. El hecho que muchos puedan participar podremos extenderlo todavía más”.

Un niño de 10 años ganador del Arduino Challenge

El Arduino Challenge se lanzó aprovechando la visita de David Cuartielles, organizada en el marco del Lab-A.

Consistió en que todos aquellos estudiantes que tuvieran un proyecto o una idea realizado con placas Arduino pudieran presentarse enviando una imagen o video así como una explicación de la propuesta y tuvo como premio un starter kit y una placa Arduino firmada por David.

El ganador fue Mateo Frascheri Montes de Oca, (alumno del Colegio Fray Bentos de 10 años de edad) con su proyecto Rbot.

Rbot es un robot pensado para competir en batallas sumo, el prototipo se creó en horas de tutoría de Robótica donde alumnos de la Universidad Tecnológica acompañamos en el proceso a chicos con este tipo de proyectos e iniciativas.

Si te perdiste la charla de David Cuartielles mirala aquí.

Noticias relacionadas

%d bloggers like this: