Cargando...

Ingresa tu búsqueda

Congreso de Bioingeniería: tecnología disruptiva en el ámbito de la salud

Del 4 al 6 de marzo se desarrolló en el Argentino Hotel de Piriápolis, la 22ª edición del Congreso de Bioingeniería y la 11ª Jornada de Ingeniería Clínica de la Sociedad Argentina de Bioingeniería (SABI), un encuentro regional que reunió a académicos, estudiantes e industrias del sector.

El congreso fue organizado por la Universidad de la República, en particular, por el Núcleo de Ingeniería Biomédica de las Facultades de Medicina e Ingeniería y fue convocado por UTEC. Se trató de un hito para Uruguay, dado que es la primera vez que se desarrolló fuera de Argentina, gracias a la activa participación de nuestro país como regional de SABI.

Asistieron al evento destacados académicos de trayectoria internacional del campo de la bioingeniería -Andy Hoffer, Valentina Agostini, Joaquim Gabriel, Ricardo Armentano, entre otros- y cerca de 700 participantes de Argentina, Brasil, Colombia, México, Uruguay, Venezuela, España y Portugal.

Durante los tres días se desarrollaron conferencias, mesas redondas, presentaciones y divulgación de posters. En palabras del presidente del comité organizador y docente grado 5 del Instituto de Ingeniería Eléctrica de la Facultad de Ingeniería, Ing. Franco Simini, SABI 2020 tuvo tres objetivos: la excelencia académica, la formación e intercambio de estudiantes (vale mencionar que cerca de la mitad de los asistentes se encontraban en etapa de formación) y la transferencia tecnológica. “Queremos involucrar al sector empresarial en la generación de soluciones desde la investigación”, sostuvo. “La investigación de la ingeniería biomédica surge desde la clínica. Se desarrollan nuevos equipos, patentes, prototipos, pruebas. Y el epílogo de la investigación es la transferencia tecnológica, cuando la industria adopta esos prototipos y los transforma en productos y a partir de ellos, la mejora de la salud y el progreso económico de los países”, agregó.

Simini explicó que durante el congreso se presentaron tecnologías novedosas. Como ejemplo destacó el marcapasos pulmonar, un dispositivo patentado en Canadá por el uruguayo Andy Hoffer, que presentó durante el congreso. “Consiste en sustituir la ventilación mecánica por presión positiva. Lo que todos conocemos como la entubación del paciente, Hoffer propone hacerlo estimulando el propio diafragma, con un procedimiento incruento y muy fisiológico. Es algo absolutamente disruptivo, nuevo en el mundo de la medicina”, afirmó Simini. También destacó el método que presentó Ricardo Armentano para diagnosticar el estado cardiovascular de los pacientes 25 o 30 años antes de que manifiesten los primeros síntomas. “Es un ejemplo de cómo las personas pueden cambiar su estilo de vida, utilizando medicina preventiva de alta tecnología”, agregó.

En el marco de SABI 2020, UTEC ofreció dos precongresos en el Instituto Tecnológico Regional Suroeste, en Fray Bentos, los días 2 y 3 de marzo, organizados por el equipo del Tecnólogo en Ingeniería Biomédica, que coordina Leonardo Nicola. Se trató de “Actualización en Radioprotección”, a cargo del bioingeniero Maximiliano Ernst y la doctora Nancy Satragno y el curso de “Metrología y Actualización de Equipos Médicos” organizados por Lonardo Nicola y posteriormente por la ingeniera Ella Escandón y el bioingeniero Gabriel Leikan.

En el congreso participaron 7 docentes y 28 estudiantes del tecnólogo que trabajaron como voluntarios bajo la coordinación de Lucas Baldezzari, docente encargado del área de Biofísica Aplicada. “SABI fue la oportunidad de presentarnos como carrera y universidad. No solo nos permitió ver qué es lo que se hace en materia de ingeniería biomédica en la región y el mundo, sino que nos posibilitó generar contactos y lazos para trabajar en conjunto con otras universidades”, sostuvo Baldezzari. Por otro lado, explicó que los docentes del tecnólogo de UTEC tienen áreas de interés diferentes (rehabilitación, biomecánica o procesamiento de señales, por ejemplo), temas que estuvieron presentes en la agenda del congreso. “Fue una instancia en la que pudimos intercambiar ideas y proyectar trabajos a futuro tanto de desarrollo como de investigación”, concluyó.

El congreso también fue una instancia muy enriquecedora para los estudiantes de UTEC que trabajaron como voluntarios. “Fue una experiencia única. Aprendí mucho de las conferencias y del trabajo como parte de la organización”, contó Federico Canti. Por su parte, Natalia Suárez, alumna de segundo año, también se mostró muy entusiasmada con la posibilidad de participar de un evento internacional de estas características. En su caso, además de voluntaria, también lo hizo a través de la presentación de pósters. En la sección SABI estudiantil, Suárez presentó “Cost reduction in medical care with the incorporation of 3D printing technologies”, que obtuvo el tercer puesto en el concurso. Por su parte, Maximiliano Galván presentó el poster titulado “Medición inalámbrica de ángulos de la rodilla” y la profesora Melina Zapata el trabajo “Customized assistive devices for students with neuromuscular disabilities produced with 3D printing technologies”.

Vale destacar que durante el congreso se formalizó la creación de la Sociedad Uruguaya de Bioingeniería.

Noticias relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: