Cargando...

Ingresa tu búsqueda

Cefomer tiene sus primeros egresados

El viernes 14 de diciembre se realizó en el ITR Centro-Sur de UTEC el emotivo acto de cierre de cursos del Técnico en Mantenimiento de Parques Eólicos.

El evento incluyó la entrega de diplomas a los egresados de esta primera edición del curso por parte del Centro de Formación en Operación y Mantenimiento en Energías Renovables (Cefomer) y la Asociación Eólica Empresarial (AEE) de España, y contó con la presencia de la ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, el presidente Inefop, Eduardo Pereyra, y el consejero de UTEC Rodolfo Silveira, entre otras autoridades.

Se trata del primer hito del Cefomer, un centro interinstitucional creado en agosto de 2018 que se trazó el objetivo de capacitar a personas en el país y en la región para desarrollar actividades técnico profesionales en empresas del sector eólico, solar fotovoltaico, solar térmico y biomasa.

Quienes integran esta nueva institución son el Ministerio de Industria, Energía y Minería, el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional, la Cámara de Industrias del Uruguay, la Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Uruguay, el PIT-CNT y la Universidad Tecnológica.

El curso de Técnico en Mantenimiento de Parques Eólicos estuvo orientado a personas que desarrollan su actividad profesional en empresas encargadas de efectuar el suministro, montaje, puesta en marcha o mantenimiento de instalaciones eólicas. Y tuvo muy buenos resultados, ya que egresaron los 27 estudiantes que cursaron y alcanzaron una media de 75 puntos sobre 100.

Impartido en forma semi-presencial, en el curso se abordó teoría y práctica a cargo de 12 profesores de la AEE y 12 instructores uruguayos, provenientes tanto del sector público como el privado, durante los meses de octubre y diciembre.
Estuvo compuesto por 11 módulos: los tres primeros online y el resto presenciales, dictados en Durazno, en instalaciones acondicionadas por UTEC en la Base Aérea nº 2 de Santa Bernardina.

La Fuerza Aérea también puso sus instalaciones a disposición de los estudiantes que lo necesitaran para que permanecieran allí mientras durara el curso.

Educación, trabajo y medio ambiente unidos de cara al desarrollo

Luego de la bienvenida a cargo de la directora del ITR CS, Daniela González, tomó la palabra la directora nacional de Energía, Olga Otegui.

El cambio de matriz energética impulsado desde hace más de una década en Uruguay “tenía que venir acompañado con la generación de capacidades. Y este centro, el Cefomer, se definió como un camino más que teníamos que ir realizando en todo lo que tenía que ver con que esas externalidades que podía generar una política energética. Generar oportunidades de trabajo es algo importante para el desarrollo del sector”.

Otegui destacó el carácter interinstitucional del centro y abogó por su crecimiento. “Hoy Cefomer impartió cursos sobre energía eólica pero mañana lo hará sobre otras energías. Hoy es nacional pero también pensamos que puede ser una iniciativa regional”.
Rodolfo Silveira, consejero de UTEC, felicitó a los estudiantes, y aseguró que el desafío ahora es mantener esta capacitación de gran calidad académica.

“UTEC debe estar atenta al cambio tecnológico, que es transversal a todas las áreas, y en ese sentido, debe fomentar la formación permanente junto con actores del gobierno, pero también de los sectores productivos, industrial y social (…) Nuestro compromiso va más allá de lo educativo, es con el desarrollo, para lograr un Uruguay diferente, más integrado y con más calidad de vida”, señaló.

El presidente Inefop, Eduardo Pereyra, dijo que Cefomer no sólo está relacionado con aspectos estratégicos en lo que hace a las transformaciones energéticas del país, sino también a una visión estratégica desde el mundo del trabajo.

“Uruguay tiene hoy más de 5 mil puestos de trabajo en el sector, que son trabajos de calidad, con buena remuneración y con estabilidad. Por lo tanto, la sostenibilidad de estos puestos de trabajo y la posibilidad de aumento de los mismos es también un hecho muy importante (…) Por eso es de destacar la alianza estratégica entre trabajo y educación, pero también entre empleo y ambiente, ya que es ése otro de los desafíos que tienen Uruguay y el mundo, y las energías renovables son una clave en ese sentido”, afirmó.

La ministra Cosse valoró que de los 27 jóvenes que recibieron el diploma, algunos de ellos ya venían de la educación terciaria y otros no. “Ésta es una excelente experiencia que hay que repetir”.

Luego se dirigió a los estudiantes. “Las energías renovables son clave para el Uruguay y creo que a futuro el rubro va a tener un dinamismo importante como tractor de nuevas industrias. Han entrado a este rubro preparándose para nuevos trabajos, han transitado por la experiencia de la educación y de crecimiento colectivo, acá en el interior, ¡y eso es maravilloso, hay que continuar así!”

“Los invito a que puedan transmitir lo que sintieron estudiando a su entorno y a que ustedes mismos mantengan ese entusiasmo, porque va a ser necesario seguir estudiando. Ustedes, como quien pone la patita en el agua, están metiéndose en un rubro estratégico y que va a seguir avanzando”.

De todas partes vienen

Luego de un cálido saludo desde Madrid a cargo del director técnico de AEE, Tomás Romagosa, tomó la palabra Elena Velázquez, directora de cursos de esa asociación española, quien coordinó el curso.

Esta oferta educativa nació como una petición del sector de las energías renovables en España, tanto de productores como de fabricantes “por esa demanda que existe siempre de técnicos de mantenimiento bien formados.” Hasta el momento se han realizado siete ediciones en ese país.

“Quiero destacar el desempeño que han tenido los alumnos de Uruguay. Y su motivación personal por sacarlo adelante a pesar de la intensidad de los horarios, ya que se impartía en cuatro días por semana y eso implicaba una dificultad para compaginar su tarea profesional con la formativa”, explicó.

Marcelo Mautone, director ejecutivo de Cefomer, agradeció a todos los docentes y funcionarios que hicieron posible la realización del curso, felicitó a los estudiantes y enfatizó en el “gran esfuerzo de articulación”, ya que participaron unas 18 empresas, aparte de las mencionadas instituciones.

“Sin duda la presencia de AEE fue fundamental, ya que fueron los creadores del formato del curso. Los retos para el futuro del Cefomer es terminar de equiparnos y poder incorporar otras energías. Estamos haciendo que el Uruguay sea cada vez más sostenible y sustentable y este tipo de cursos son muy importantes para el desarrollo tanto del país como de la región”.
Antes de la entrega de los diplomas, hablaron dos representantes del grupo de estudiantes: Claire Sosa, proveniente del CETP-UTU Arrayanes (Maldonado) y Walter Quintero, quien trabaja en UTE en Montevideo.

Sosa dedicó un reconocimiento a Mautone y a Claudia Sappia, quien fue coordinadora operativa por Inefop en el Cefomer, por haber colaborado para el exitoso desarrollo la primera edición del curso y estar siempre atentos a las necesidades de los estudiantes.

“Y para mis compañeros solo tengo agradecimiento. Estuvimos horas interminables y todos tuvieron gran solidaridad, humildad y compañerismo, formamos un grupo muy lindo y eso me lo llevo para siempre”.

Quintero, por su parte, felicitó a las instituciones por “haberse animado a incursionar en este tipo de capacitaciones en energías renovables, iniciativas que creo que deben seguir apoyándose”.

Contó que aparte de ingenieros también vinieron otros de profesiones muy diferentes, como una estudiante que se dedica a la aviación o un compañero bombero.

“Se logró una conjunción maravillosa, de ir todos para el mismo lado, de apoyarnos. Eso fue el diferencial en el equipo de trabajo y eso es digno de resaltar”.

Una dedicatoria especial

En su intervención, Mautone saludó muy especialmente a Lucía Debat. Pero no precisamente por ser la estudiante que logró más altas calificaciones, sino porque esta ingeniera que trabaja en UTE, de 34 años de edad, tuvo inconvenientes para asistir a la ceremonia.

Madre de cuatro hijos, Lucía vive en un paraje cercano a San Gregorio de Polanco, del lado de Durazno. Según contó Mautone, a su casa no llegan las redes eléctricas, pero cuenta con electricidad gracias a unos paneles solares que instaló ella misma.

Cada vez que había una clase presencial –cuatro veces por semana- debía cruzar en balsa hasta la ruta 43 y luego tomar la ruta 5 para llegar hasta Durazno o, alternativamente, salir por La Paloma rumbo a Durazno.

Pero ese viernes 14 de diciembre, Uruguay había amanecido con alertas meteorológicas por la intensidad de los vientos y lluvia que se dieron especialmente en el centro del país, donde la alerta llegó al nivel rojo.

“Quiero saludar a una mujer en particular, que no ha podido venir. Con las inclemencias del tiempo se le ha quedado la balsa. Hablé con el prefecto y estuvieron viendo la manera de hacerla pasar, pero eso fue imposible. Así que este evento y su aplauso también van dirigidos a ella”, cerró emocionado, Mautone.

Noticias relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: